camila-leguizamon

Camila Leguizamón, creadora de Toru&Naoko: Un emprendimiento íntimo

El explosivo crecimiento de su tienda por Internet «Toru&Naoko» ha sido gracias a la influencia de las redes sociales y a PayPal, la modalidad de pago que le ha permitido dar a conocer sus diseños en Estados Unidos, Australia y Europa.

Camila Leguizamón
Camila Leguizamón, creadora de la tienda online «Toru&Naoko»

Vino de Argentina a Chile para cumplir sus sueños, pero nunca pensó que un boceto de un conjunto de lencería se convertiría en el inicio de un proyecto que hoy la tiene viajando en las ciudades íconos de la moda, con una propuesta que ha sido bienvenida por las mujeres y bloggers más influyentes.

Camila Leguizamón (28) es diseñadora, costurera, fotógrafa y además creadora de Toru & Naoko, una tienda online de ropa íntima de mujer que apuesta por destacar la sensualidad femenina a través de prendas únicas y que resaltan la belleza de todas las mujeres en su más amplia expresión.

Vino en primera instancia a Valdivia junto a su marido y cargada de máquinas de coser, telas, hilos y toda la materia prima para dar forma a esta idea de instalar una tienda de lencería. Comenzó sola, cosiendo ella misma sus prendas y vendiendo en Etsy. Fue ahí cuando una influyente bloggera estadounidense vio sus diseños e hizo un review del conjunto “Kelly”, elegido por la publicación como el “conjunto de la semana”.

Ese fue el inicio del éxito, ya que hasta el día de hoy sigue siendo la prenda más vendida. Desde entonces, sus delicados conjuntos han sido requeridos en Estados Unidos, Australia, Europa y en América Latina debido a su apuesta que escapa de los cánones impuestos por el retail.

Sin embargo, este explosivo crecimiento no hubiese sido posible sin su tienda de lencería online y PayPal, la modalidad de pago que tiene presencia en más de 200 países y que ha permitido que muchas mujeres se sumen a un estilo de lencería alejado de la imposiciones de la industria de la moda:

Los otros medios de pago son un problema porque las mujeres más jóvenes no tienen tarjeta de crédito, pero estaba la opción PayPal que solucionaba esta dificultad. La verdad es que me ha ido súper bien con PayPal porque además los clientes tienen un respaldo y así evitas confusiones  de que algo no llegó. Hay veces en que la gente suele quejarse, pero es porque no leen las políticas de envío, pero por lo general, a mí siempre me ha funcionado perfecto. 

Modelo Toru&Naoko
Foto: Toru&Naoko

En su taller ubicado en Ñuñoa y junto a sus compañeras de labores, Camila nos conversa sobre sus inicios, principales dificultades en el mundo del E-Commerce, sus desafíos y el futuro  con Toru&Naoko:

-¿Cómo fueron tus inicios como diseñadora de Toru&Naoko?

Estudié diseño de vestuario y nunca estuve muy encantada con el mundo de la moda, entonces empecé hacer clases de costura, diseño y confección. Enseñando me di cuenta que tenía alumnas que estaban más interesadas en la lencería y les dije que podía aprender un poco más sobre esto. Aprendí como autodidacta sobre lencería y, a raíz de eso, me di cuenta que me gustaba mucho coser, hacer los moldes, trabajar con la delicadeza de la lencería. Esto era cuando vivía en Argentina. Después a mi marido le surgió un trabajo en Chile y, como yo trabajaba por mi cuenta, fue más fácil acompañarlo hasta acá. Y bueno, como venía tan enamorada de la lencería, me instalé con una tienda donde trabajaba desde mi casa. Empecé a vender por Internet, comencé a explorar diversos diseños, tuve reacción con distintos bloggers, redes sociales y me fue bastante bien en poco tiempo. Me di cuenta que podía crecer más, y bueno, ya estamos acá.

-¿Cuál es tu visión de la moda y cuál es tu propuesta?

Me parece que es una industria que todo debe ser  muy rápido, que todo es hiper mega consumista- De hecho, es la tercera industria más contaminadora del planeta y, además, promueve una imagen de la mujer que no nos favorece a ninguna. También pasa con la lencería que es algo más íntimo y mi propuesta es no mostrar todo, sino una prenda que te permita sentirte más cómoda.

Nos enfocamos en la comodidad, usamos mucha inspiración vintage, lencería antigua pero utilizando materiales y telas actuales que modernizan las prendas y que permiten que te sientas bien con tu cuerpo.

-Cómo ha sido la recepción del público, dado que se trata de diseños que entregan una apuesta distinta

Todavía hay bastante pudor, sobre todo en Chile ya que es un público más difícil, pero por eso mismo vendemos por Internet a distintas partes del mundo. Estados Unidos es nuestro mercado más grande y, de hecho, el  85% de nuestras ventas están allá. Tenemos también bastantes clientas en Europa, Australia y Japón.

Camila Leguizamón en exhibición en Paris.
Camila Leguizamón en el «Salon International de la Lingerie» en Paris

-¿Cómo fue ese primer acercamiento con los blogs de Estados Unidos?

Sinceramente, la primera vez fue sin que me diera cuenta. Había abierto una cuenta de Twitter, pero no era muy asidua a esa red social, y una vez vi una foto de Toru&Naoko ya que alguien había puesto nuestro tema debido a Etsy. Era un blog muy chico pero éste lo seguía un blog más grande que siempre realizaban el “conjunto de la semana” y ahí seleccionaron una prenda y se empezó a vender a full. Vendíamos decenas por día porque era un blog que tenía mucho tráfico, y a raíz  de eso, aumentamos los seguidores y nos invitaron al primer evento en Nueva York que era un desfile, exhibición, y sala de prensa.  Eso fue cuando llevábamos sólo 9 meses.

Y bueno, ahí conocí bastante prensa, primeros clientes mayoristas de allá y una tienda muy buena en Nueva York que nos vende nuestros diseños.

-¿Cuál ha sido la principal dificultad de tener un e-commerce?

La principal dificultad ha sido la difusión. No sabía cómo invertir en publicidad, cómo llegar, hacerse notar, conseguirse los primeros clientes, pero al final no fue tan dificultoso gracias a las redes y a que se ha corrido la voz. Pero tenía algunos conocimientos y aprendo rápido por mi cuenta, así que todo fue fluyendo.

-¿Y cuáles han sido las dificultades que has tenido para emprender en Chile?

Quizás el principal problema ha sido  el tema de los materiales. En Chile no hay mucha manufactura de materias primas, como elásticos, barbas y telas. Todo esto se importa pero no hay ninguna tienda especializada. Hay que buscar bien, encontrar y todo lo demás he tenido que buscar en  pequeñas cantidades en Estados Unidos, China, pero de todas formas, es difícil. Algunos materiales los traigo de Colombia o Argentina. Pero en Chile no hay lugares de materiales tan específicos, como los broches para regular, elásticos, nada de eso.

-¿Cuáles son los próximos desafíos de Toru&Naoko? ¿Tienes proyecciones de vender en grandes tiendas?

No, nunca voy a vender en grandes tiendas y eso lo tengo súper claro. Para mí es muy importante pagar arriba de un salario promedio, más allá de un salario mínimo que es muy bajo en Chile, tener un horario decente donde las chicas puedan trabajar 7 horas al día, soy muy flexible en eso y no me interesa tener una fábrica gigante y tener gente que administre de forma diferente a lo que yo hago. Me gusta lo que tenemos ahora, me gustaría tener más chicas cosiendo, pero no muchísimas más. Tengo ganas de ser parte de negocios pequeños dedicado a atender bien al cliente y no vender masivamente.

Además, queremos mantenernos ecológicas, ser amigables con el medioambiente, no hacemos desperdicios ya que cortamos todo a pedido y los pequeños pedazos de tela que sobran los hacemos almohadones. Por ahora no tenemos la infraestructura para ser una empresa de gran tamaño, que sea ecológica y ética a la vez. Mejor es mantenerse chicos.

Comentarios

Un comentario en “Camila Leguizamón, creadora de Toru&Naoko: Un emprendimiento íntimo

Los comentarios están cerrados.

?>